top of page

El Comercio Justo: Un Compromiso Global por la Equidad Económica y Social

El comercio justo surge como respuesta a la desigualdad en la distribución de beneficios en la cadena de producción global. Su objetivo es garantizar condiciones equitativas para productores y trabajadores, promoviendo la justicia social y ambiental en el comercio internacional.



En el mundo globalizado en el que vivimos, la adquisición de bienes y productos se ha vuelto una tarea cotidiana y aparentemente simple. Sin embargo, hay una compleja cadena de producción y suministro detrás de cada producto que compramos, en la que trabajan trabajadores de todo el mundo. En muchas ocasiones, la cadena no garantiza una distribución equitativa de los beneficios, lo que deja a los productores originales en una situación económica desfavorable. El movimiento del Comercio Justo ha surgido precisamente para combatir esta desigualdad.


Aunque el comercio justo, también conocido como comercio ético, es una idea antigua, ha crecido en popularidad en las últimas décadas. Aunque nació en la década de 1960, su mayor declive se produjo a principios del siglo XXI. Desde entonces, el volumen de ventas certificadas ha aumentado significativamente. Según un estudio publicado por Fairtrade Ibérica, la venta de productos de Comercio Justo en España ha aumentado un 221% en los últimos cinco años, alcanzando un valor de 138,6 millones de euros en 2022.



Principios Fundamentales del Comercio Justo

El comercio justo se basa en principios sólidos que tienen como objetivo garantizar condiciones equitativas para los productores y trabajadores en la cadena de suministro. La World Fair Trade Organization (WFTO) ha establecido principios internacionales que incluyen:


  • Oportunidades para productores en desventaja económica: el objetivo es facilitar el paso de la pobreza a la autosuficiencia económica.

  • Rendición de cuentas y transparencia: Todas las partes en las relaciones comerciales deben participar en la toma de decisiones.

  • Prácticas comerciales justas: Las relaciones se basan en la confianza, la solidaridad y el respeto por la identidad cultural.

  • Precio justo: un precio acordado mutuamente que se considera razonable y apropiado para la situación local.

  • No al trabajo forzoso ni al trabajo infantil: se respetan los derechos de los niños y se prohíbe el trabajo forzoso.

  • No discriminación, equidad de género y libertad de asociación sindical: se promueve la igualdad de género y se respeta el derecho an asociarse libremente.

  • Condiciones de trabajo dignas: se brinda un ambiente de trabajo seguro y saludable.

  • Desarrollo de capacidades empresariales: ayuda a los productores a mejorar sus habilidades y aumentar su acceso al mercado.

  • Promoción del comercio justo: se informa a los clientes sobre productos y organizaciones de comercio justo.

  • Respeto al medio ambiente: Se promueven prácticas responsables y sostenibles para el medio ambiente.



El movimiento del Comercio Justo y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) comparten un mismo propósito: combatir la pobreza y promover una vida digna para todos, así como proteger el medio ambiente. Los informes de las Naciones Unidas indican que, aunque la pobreza ha disminuido, aún afecta a aproximadamente el 12% de la población mundial, y la brecha entre ricos y pobres sigue aumentando. En 2015, representantes de 193 gobiernos firmaron los ODS, que comprenden 17 metas concretas para garantizar la prosperidad y superar la pobreza antes de 2030.


Tanto el Comercio Justo como los Objetivos de Desarrollo Sostenible comparten dos enfoques principales: una perspectiva integral del desarrollo que considera aspectos económicos, sociales y ambientales, y la necesidad de colaborar y establecer alianzas globales para abordar los desafíos de la pobreza y la desigualdad. Más de 400 miembros de la Organización Mundial del Comercio Justo (WFTO) aprobaron la Carta de Principios del Comercio Justo, que establece diez principios que abordan temas sociales, económicos y ambientales, con el objetivo de ayudar al desarrollo de las organizaciones productoras y sus comunidades y aumentar la conciencia global sobre los problemas del medio ambiente.

Por otro lado, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son 17 objetivos con objetivos específicos para poner fin a la pobreza, garantizar la paz y la prosperidad para todos y

proteger el medio ambiente. Estos objetivos, que fueron acordados en 2015, son un compromiso mundial para solucionar los mayores desafíos que enfrenta la humanidad. El Comercio Justo y los ODS son movimientos que ofrecen una esperanza y un llamado a la acción para construir un mundo más justo, equitativo y sostenible para las generaciones presentes y futuras.



Desafíos y Oportunidades del Comercio Justo

Aunque se han logrado avances, el comercio justo todavía enfrenta una serie de obstáculos que impiden su expansión. Un obstáculo importante es la falta de conciencia y sensibilización social sobre este tema. Muchos consumidores desconocen el comercio justo y sus beneficios, lo que dificulta su adopción.


La percepción de que los productos de comercio justo son más costosos puede desanimar a los posibles compradores. Sin embargo, es importante considerar el verdadero costo de los productos y el impacto que nuestras decisiones de compra tendrán en la sociedad y el medio ambiente.


El comercio justo tiene muchos beneficios para los productores, los consumidores y el medio ambiente, a pesar de las dificultades. Genera confianza en los consumidores, fomenta prácticas comerciales éticas y sostenibles, y ayuda al crecimiento económico y social de comunidades desfavorecidas en todo el mundo.


Es indudable que este movimiento tiene como objetivo transformar las prácticas comerciales convencionales al fomentar la transparencia, la dignidad laboral y el respeto por el medio ambiente a través de sus principios fundamentales. Su expansión y crecimiento brindan esperanza para un futuro en el que todos los trabajadores, independientemente de su ubicación geográfica, reciban una compensación justa por su trabajo, a pesar de los desafíos que enfrenta. Al apoyar el comercio justo, no solo elegimos productos éticos y de alta calidad, sino que también ayudamos a crear un mundo más humano y solidario. Como consumidores conscientes, es hora de reconocer el poder de las decisiones de compra y decidir apoyar un sistema comercial que ponga a las personas y al planeta primero.

13 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page