top of page

El peligro del e-waste: cómo la gestión inadecuada amenaza al medio ambiente y la salud humana

Actualizado: 22 sept 2023

La basura electrónica, también conocida como e-waste, es un problema creciente a nivel mundial. Su mala gestión pone en peligro al medio ambiente y la salud humana, amenazando la vida tal y como la conocemos.



El e-waste es un tipo de residuo generado por la obsolescencia y el descarte de dispositivos electrónicos, como son los ordenadores, los teléfonos móviles, los televisores, y los electrodomésticos. Este tipo de residuos puede contener mercurio, plomo, cadmio y otros metales pesados; sustancias peligrosas que pueden ser perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente.


Este tipo de basura representa un problema creciente a nivel mundial, ya que la cantidad de dispositivos electrónicos que se producen y descartan cada año está aumentando rápidamente. Según datos oficiales de la ONU, solo en el año 2019 se generaron más de 53 millones de toneladas de basura electrónica en todo el mundo, y se espera que esta cifra aumente a 74 millones de toneladas para el año 2030.


Debido a los componentes tóxicos y nocivos que contienen los dispositivos electrónicos, este tipo de residuos representan un peligro para el medio ambiente. Estos componentes pueden contaminar el suelo, el agua y el aire, lo que puede tener graves consecuencias para la salud humana y el medio ambiente.


Además de metales pesados, la basura electrónica también puede contener plásticos y otros materiales no biodegradables, como plásticos, que pueden persistir en el medio ambiente durante años. Estos plásticos pueden contener sustancias químicas peligrosas, como los retardantes de llama bromados, que se utilizan en algunos plásticos para evitar incendios.


Cuando estos componentes tóxicos y peligrosos no se gestionan de forma adecuada, pueden contaminar el medio ambiente gravemente. Por ejemplo, si los dispositivos se desechan en vertederos o se queman, los metales pesados y otras sustancias químicas pueden filtrarse al suelo y contaminar el agua subterránea, llegando a ríos, lagos y océanos cercanos.


Si se exportan a países en desarrollo para su desmontaje, los trabajadores que los desmontan pueden estar expuestos a sustancias nocivas y peligrosas sin una protección adecuada, perjudicando gravemente su salud. Y ya ni hablar del proceso de quema, que puede generar gases altamente tóxicos que pueden contaminar el aire y afectar la salud respiratoria de las personas que viven cerca de los vertederos.


Sin tener en cuenta que la producción de dispositivos electrónicos requiere una gran cantidad de energía y emite gases de efecto invernadero, contribuyendo al cambio climático.



No hay duda que uno de los principales desafíos en relación con el e-waste es el reciclaje adecuado de estos residuos. Para abordar este problema, se están implementando distintas medidas como son la regulación de la gestión de residuos electrónicos, la promoción del reciclaje y la reutilización de dispositivos electrónicos, y la concienciación sobre la importancia de reducir el consumo y el descarte de dispositivos electrónicos. Algunas empresas también están adoptando prácticas más sostenibles en la producción y el diseño de sus productos para reducir la cantidad de residuos electrónicos generados.



La basura electrónica es un problema ambiental creciente que requiere medidas efectivas para abordar sus impactos negativos en la salud humana y el medio ambiente. El reciclaje adecuado, la reducción del consumo y descarte de dispositivos electrónicos, y la reutilización son algunas de las acciones clave que podemos tomar para contribuir a una gestión más sostenible de estos residuos.

44 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page