top of page

Elecciones y sostenibilidad: ¿qué propone cada partido ante el reto del cambio climático?

Actualizado: 22 sept 2023

Las elecciones generales españolas están a la vuelta de la esquina, igual que el récord de altas temperaturas causadas por el cambio climático; ¿qué propone cada partido ante este reto?



El 23 de julio, todos los españoles tienen una cita en las urnas para decidir su próximo presidente o presidenta. Tras cuatro años de legislatura y a raíz de los resultados de las elecciones autonómicas y municipales, Pedro Sánchez decidió convocar las elecciones a mediados de verano a riesgo de recibir miles de críticas.


Durante las semanas que han pasado desde el inicio de una campaña electoral y el inicio de la otra, los cuatro partidos que más fuerza han cobrado son el PSOE con Sánchez, SUMAR con Yolanda Díaz, PP con Alberto Núñez Feijóo y Vox con Santiago Abascal. Sin embargo, el protagonismo se lo han llevado las distintas coaliciones PP-Vox en varios puntos de España como Baleares o Extremadura. Si hablamos de una coalición PSOE-Sumar, Pedro Sánchez ha dejado claro que, en caso de ganar las elecciones, gobernará en coalición con el partido de Díaz.


Votar es más importante que nunca, porque está en juego el futuro de los derechos humanos en el país y el futuro de nuestro planeta. En anteriores elecciones, el cambio climático y la sostenibilidad han estado en segundo plano, pero la mayoría de partidos políticos parecen haberse puesto las pilas ahora que la Tierra está cerca de superar -si no lo ha hecho ya- la temperatura de 1,5 °C que se había previsto en el Acuerdo de París.



PSOE en busca de la transición verde


En cuanto a energías renovables se refiere, el partido de Pedro Sánchez propone una ley para identificar, junto a las comunidades autónomas y las entidades locales, las áreas adecuadas para poder desarrollar renovables a la par que se respeta el medio ambiente. Además, quiere impulsar la innovación en el sector energético a través del fomento de las nuevas tecnologías necesarias para la descarbonización de la energía, como el almacenamiento energético, el hidrógeno renovable y otros gases renovables. Con esto, el ejecutivo asegura que se crearían más de 700.000 empleos asociados a la transición verde.


Otra de las propuestas de Sánchez incluye el mercado eléctrico europeo, ya que propone reformar el mercado eléctrico en el seno de la Unión Europa para poder trasladar el beneficio de las energías renovables a los consumidores. Sin embargo, si hablamos de las nucleares, el PSOE propone un plan llamado Plan General de Residuos Radioactivos cuyo objetivo es integrar las necesidades para la gestión de residuos radioactivos y las futuras necesidades en el desmantelamiento ordenado y progresivo de las centrales nucleares.


A lo largo de los años, los distintos políticos españoles han hecho campañas para fomentar el reciclaje, pero ninguna ha parecido calar en la sociedad. Lo que los socialistas proponen es reforzar la investigación para el desarrollo de nuevos materiales innovadores clave para la reducción, reutilización y reciclaje, así como para la transición energética. Asegura fomentar la economía circular en sectores como la química, el textil o la recuperación de materiales electrónicos, además de culminar de una vez por todas el desarrollo de la Ley de Residuos y suelos contaminados, así como un nuevo reglamento de residuos y envases que permita alcanzar los objetivos de reducción de envases para 2025 y 2023. A esto, debemos sumarle el objetivo de retomar la Ley contra el Desperdicio Alimentario.


Con la subida general de los precios, el partido del ejecutivo quiere desplegar las medidas incluidas en la Estrategia contra la Pobreza Energética, impulsando la energía social y participativa a través de las comunidades energéticas y facilitar el desarrollo del autoconsumo.


En cuanto al cambio climático se refiere, los socialistas proponen revisar de forma periódica los compromisos climáticos marcados en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. Crear un nuevo programa de investigación e innovación en cambio climático, sequía y otros fenómenos meteorológicos extremos y otro programa de investigación e innovación en energías renovables.


Además, con el objetivo de proteger el medio ambiente y la biodiversidad, propone activar los planes de protección de la costa frente al cambio climático en coordinación con las comunidades locales con el apoyo del conocimiento científico, proteger el 30% de los espacios terrestres y el 30% de los marinos para el año 2030, esforzarse en la protección de la biodiversidad del espacio marino, a través de la implantación de medidas previstas en el Segundo ciclo de las Estrategias Marinas (2018-2024), y culminar la ejecución de los marcos prioritarios de actuaciones de Doñana, el Mar Menor, la recuperación de la Albufera de Valencia y el Delta del Ebro y aprobar un nuevo plan específico de actuaciones prioritarias para las Tablas de Daimiel.



SUMAR y su plan para la transición energética


El partido de Yolanda Díaz propone un plan nacional de transición energética para reducir las emisiones de CO₂, la dependencia de los combustibles fósiles, democratizar el sistema de producción energética y abaratar los precios de la energía. Su objetivo es la rehabilitación de 500.000 viviendas al año, abordando el aislamiento térmico, la sustitución de calefacciones dependientes de combustibles fósiles, así como la instalación de sistemas de calefacción, refrigeración y agua caliente eficientes; la Ley de Tejados Solares, que facilite el desarrollo de la energía fotovoltaica en los tejados de edificios; reforzar la inversión en energías renovables del periodo 2021-2023; la Ley de Financiación del Transporte Público para avanzar en una movilidad sostenible que reduzca el uso del vehículo privado; y facilitar el autoconsumo.


Por otro lado, SUMAR propone reducir el poder del oligopolio eléctrico, abaratando el precio de la electricidad y luchando contra la pobreza energética, ya que asegura que con la reforma del mercado eléctrico mayorista se terminaría con los beneficios caídos del cielo. Además, quiere reformar la Ley del Sector Eléctrico para separar la actividad de distribución de energía eléctrica de las de generación y comercialización, de manera que en las subastas futuras que se realicen se reserve una cuota específica para instalaciones renovables promovidas por entidades locales para el consumo de proximidad, creando una empresa pública de energía que incluya la gestión de las centrales hidroeléctricas, propiedad del Estado, y la reforma del bono social eléctrico y térmico.


Tal como ha dicho durante la campaña electoral, quiere crear un impuesto general a las grandes empresas contaminantes basado en las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) y azufre (SOx), manteniendo a su mismo tiempo los impuestos extraordinarios sobre las empresas energéticas mientras se aprueba la reforma integral del impuesto de sociedades.


Y hablando de impuestos, propone un gravamen a los bienes y servicios de lujo que generan un gran volumen de emisiones y nulo rendimiento social; aviones privados, yates grandes, vehículos de lujo…


En cuanto a sostenibilidad se refiere, los de Sumar proponen una tasa al plástico para desincentivar el uso de envases de plástico en toda la cadena de valor, al mismo tiempo que quiere modificar la Ley de Cambio Climático y Transición Energética marcando como objetivo la reducción de emisiones en 2030, un 50% de electrificación de la demanda total de energía, una mejora de la eficiencia en el uso final de la energía, un 90% de energía renovable y emisiones netas nulas en 2040.


Teniendo en cuenta que los coches eléctricos están en alza y son la opción más sostenible de vehículo privado, Díaz quiere facilitar su acceso, simplificando las ayudas a la compra e introduciendo criterios progresivos por renta. Además, con esto, busca detener las nuevas inversiones y subvenciones al gas natural y otros combustibles fósiles, así como recuperar la titularidad pública de los aprovechamientos hidroeléctricos, apostando por el hidrógeno renovable.


Adiós a la energía nuclear, y hola a la actuación de emergencia para salvar y restaurar el Mar Menor. Además de fomentar y mejorar la ley de residuos y suelos contaminados para una economía circular, SUMAR quiere desarrollar una ley contra el despilfarro alimentario y establecer un plan nacional para mejorar la pésima calidad del aire.



La apuesta del PP por la electrificación y la energía nuclear


El partido de Alberto Núñez Feijóo tiene como objetivo extender la vida útil de las centrales nucleares existentes, impulsando a su misma vez la electrificación y la descarbonización de la economía. Además, quiere eliminar las medidas excepcionales existentes de intervención del mercado mayorista en España.


Por otro lado, el popular asegura que impulsar el Biogás, el Biometano, los eco combustibles y la biomasa, para una gestión más sostenible de los residuos, puede ayudar ante su objetivo de fomentar la producción del hidrógeno verde.


En cuanto a la concesión de permisos y aprobación en la instalación de energías renovables, Feijóo propone desbloquear el proceso con ayuda de una tasa por hito que, con cargo al promotor del proyecto, financie el incremento de los medios necesarios para que la Administración agilice la gestión de los expedientes, evitando el colapso burocrático.

En cuanto a la agricultura se refiere, su propuesta incluye poner freno a los pactos agrícolas europeos de la PAC y del Pacto Verde Europeo, así como la estrategia “De la Granja a la Mesa”, que propone reducir a la mitad el uso de plaguicidas y fertilizantes de cara a 2050 y aumentar la cantidad de tierra dedicada a la agricultura ecológica.


Otra propuesta que plantea es la reducción de los costes de la energía, los combustibles y materias primas para los productores del sector primario, así como impulsar un Plan nacional Sostenible en materia de Ganadería, Agricultura y Montes. El gallego asegura que en todo momento apoyará a los agricultores, ganaderos y la industria alimentaria en la comercialización en el mercado de emisiones, de las cantidades absorbidas o de las emisiones reducidas en sus explotaciones o instalaciones.


Hablando de agricultura, los populares aseguran desarrollar la agricultura del carbono con ayuda de proyectos de absorción de dióxido de carbono y mecanismos de compensación de huella de carbono. También se compromete a luchar contra el desperdicio alimentario e implicar a las administraciones en la donación de alimentos, y asegura que protegerá los espacios naturales y la biodiversidad, especialmente en los ecosistemas acuáticos y humedales como el Mar Menor, Doñana o las Tablas de Daimiel.



VOX, la energía nuclear y la soberanía energética


El partido de Santiago Abascal propone un Plan Nacional de Soberanía Energética para que los recursos energéticos de España no sean desaprovechados, sino que se usen para la generación de energía y se reduzca la dependencia de empresas extranjeras. Además, con este plan, quiere promover que todas las fuentes de energía contribuyan en su plan para poder alcanzar la deseada soberanía energética y, de esta manera, estimular la disponibilidad de una mezcla energética que incluya energía fotovoltaica, eólica, hidráulica y nuclear sería factible para poder utilizarlas de forma proporcionada, garantizando así la soberanía energética.


En cuanto a energía nuclear se refiere, Abascal quiere detener por completo el cierre súbito de plantas industriales y energéticas, ya que su objetivo es implantar pequeños reactores nucleares (SMR) en los emplazamientos de las centrales nucleares cerradas y los nodos de vertido de las centrales térmicas que han sido clausuradas. Además, plantea fomentar la inversión y actualización del parque de generación nuclear, así como promover la extensión de la vida útil de las centrales nucleares ya existentes en España.


Hablando de cambio climático, quiere suspender toda norma climática, ya que asegura que ha sido impuesta por élites globalistas, y afecta gravemente al interés y la prosperidad de los españoles. Con esto, plantea abandonar todos los acuerdos relacionados con la lucha contra el cambio climático, como sería el Acuerdo de París. Esto significaría la derogación inmediata de la ley de cambio climático y transición energética.


Por otro lado, si nos centramos en mercado eléctrico, los de Abascal proponen la supresión de los impuestos de la factura de la luz, despolitizando los consejos de administración de las eléctricas. Asegura transparencia total sobre los precios de la energía, y propone la modificación del mecanismo que fija el precio de mercado de la electricidad. Plantea que no haya ninguna obligación de eficiencia energética en los edificios de titularidad privada que no se cumplan en primer lugar por todos los inmuebles públicos.

También quiere exigir a Bruselas la revisión de la legislación para asegurar un equilibrio real entre la viabilidad de los sectores productivos y las garantías medioambientales y sanitarias.


Poniendo el foco en la agricultura, asegura la protección del suelo agrario o que tenga especial interés para el sector primario para evitar que se especule con él en la implantación de infraestructuras de energías renovables. También quiere reforzar los informes de afección medioambiental y de usos del suelo para que, previa instalación de los macroproyectos de energías renovables, valoren su impacto en el patrimonio natural y su compatibilidad con las actividades humanas del entorno.


Finalmente, propone la derogación de la ley para el reconocimiento de personalidad jurídica del Mar Menor y su cuenca, sustituyéndola por una ley dedicada a la protección de este y contemple a su misma vez la gestión integral del acuífero en colaboración con regantes y usuarios; y la paralización de la reforma de la Ley de Costas.



No cabe duda que las elecciones generales de España son una gran oportunidad para avanzar en sostenibilidad y luchar contra el cambio climático. Cada partido político presenta diferentes propuestas para enfrentar el desafío, con enfoques que abarcan desde el fomento de energías renovables y la economía circular, hasta la promoción de la energía nuclear y la soberanía energética. La elección del próximo presidente definirá las políticas que marcarán el rumbo ambiental de España en los próximos años. Por eso, más que nunca, es fundamental que los ciudadanos conozcan estas propuestas y elijan a sus representantes en función de sus visiones y acciones frente al cambio climático.



43 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


Jordi Goula
Jordi Goula
Jul 19, 2023

Bona feina, Mireia! un resum molt interessant i necessari!!

Like
bottom of page