top of page

Innovación tecnológica: Impulsando la transición hacia una economía baja en carbono

Actualizado: 22 sept 2023

El calentamiento global se ha convertido en el mayor reto para la sociedad actual. A medida que su impacto se hace más evidente, también surgen mayores impulsos hacia la innovación tecnológica como parte de la solución.


La sociedad ha tardado décadas en abrir los ojos y darse cuenta de la importancia de luchar contra el cambio climático, pero nunca es demasiado tarde cuando hablamos de cuidar el planeta Tierra. La inversión en investigación y desarrollo de tecnologías limpias puede impulsar la transición hacia una economía baja en carbono, como por ejemplo las soluciones tecnológicas emergentes que están ayudando en la lucha contra el calentamiento global.


Los aerogeneradores flotantes son una de las soluciones tecnológicas más prometedoras para aprovechar la energía eólica en alta mar. Este tipo de dispositivos, que se instalan en aguas profundas, podrían convertirse en una fuente de energía limpia clave en el futuro. Los aerogeneradores tienen el potencial de aumentar de manera significa la capacidad de generación de energía eólica y expandir su alcance a regiones costeras donde no es viable la instalación de turbinas terrestres. Además, tiene la ventaja de tener potencialmente un bajo impacto medioambiental.



Sin embargo, la electrificación del transporte tiene un papel crucial en la lucha contra el cambio climático, ya que los vehículos eléctricos no solo ofrecen una alternativa sostenible, sino que también ofrecen una alternativa libre de emisiones a los vehículos tradicionales. El transporte eléctrico se está convirtiendo en una opción cada vez más viable y atractiva para los consumidores, y es que constan de avances constantes en las baterías y la infraestructura de carga. Este tipo de vehículos puede reducir significativamente las emisiones de CO₂ y la mejora de calidad del aire en las grandes ciudades, motivo por el que varios países han optado por apostar por las ayudas a la compra de coches eléctricos.



Al mismo tiempo, la captura y almacenamiento de carbono (CAC) es una tecnología que busca reducir las emisiones de CO₂ de las fuentes combustibles fósiles y procesos industriales. Esto consiste en capturar los gases ya emitidos y almacenarlos de manera segura a largo plazo, a menudo bajo tierra, con el objetivo de eliminar el 90% de emisiones. Esta tecnología ayudaría a reducir y limitar el cambio climático. No obstante, hablamos de una tecnología que necesita explorarse más, ya que se enfrenta a desafíos técnicos y económicos; por una parte, porque necesita más inversión en investigación, y por otra, porque, tal como informa La Marea, han surgido temores sobre el peligro potencial de que el CO₂ se escape de las áreas de almacenaje y resulte más perjudicial. En un futuro y tras haberse investigado con detenimiento, podría ser una herramienta eficaz en la mitigación del cambio climático. Por ahora es una tecnología que se está explorando como solución al cambio climático.


Es por eso que una de las opciones más viables sería aprovechar el calor de la Tierra con ayuda de la energía geotérmica. Esta energía se encarga de usar el calor natural del interior de la Tierra para generar electricidad y calefacción, produciendo vapor y accionando turbinas generadoras de electricidad. Se trata de una fuente renovable, inagotable y limpia de energía, y su uso puede llegar a reducir la dependencia de los combustibles fósiles. De hecho, los investigadores esperan que la energía geotérmica juegue un papel crucial en la transición hacia una energía más sostenible.



Para acelerar la implementación efectiva de estas soluciones tecnológicas, es crucial contar con la colaboración entre gobiernos, industrias y la sociedad. La lucha contra el cambio climático requiere de un enfoque multidimensional, y la innovación tecnológica desempeña un papel crucial en el desarrollo de soluciones sostenibles.


29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page