top of page

La industria de la aviación adopta objetivo de emisiones cero para 2050

El sector de la aviación fue uno de los más afectados durante el 2020 a raíz de la pandemia del COVID-19. En comparación con 2019, la cantidad de viajeros se redujo hasta tres cuartas partes, un hecho que se tradujo en una reducción considerable de las emisiones de carbono. Sin embargo, a medida que las economías del mundo se han reactivado, también lo ha hecho la demanda de viajes, por lo que se teme que esta industria regrese de nuevo a sus niveles anteriores de emisiones.



Evidentemente, esto representa una noticia pésima para nuestro planeta. Aunque es probable que las emisiones de CO2 se tripliquen para el 2050, si los planes del Acuerdo de París se cumplen y limitamos el calentamiento global a 1,5°C, es probable que las emisiones netas de carbono hayan llegado a cero para ese año.


Recientemente, los principales representantes de la industria de la aviación en todo el mundo adoptaron el desafío climático de emisiones netas de carbono cero para el año 2050. Los líderes de aerolíneas, aeropuertos, fabricantes de aviones y organizaciones de gestión de tráfico aéreo, entre otros, firmaron una declaración en la que se comprometen a trabajar de manera conjunta con los gobiernos y otros miembros de la industria para facilitar la innovación energética en todo el sector de la aviación.


¿En qué consiste esta declaración? ¿Es realmente posible alcanzar este objetivo? A continuación, te lo contamos.




Un compromiso de reducción de carbono de alcance global


Los representantes que firmaron la declaración reconocen que se trata de un objetivo ambicioso, que no solo exigirá un trabajo conjunto entre todos los miembros y socios de la industria, sino que dependerá de la acción gubernamental y del sector de la energía.


El documento, titulado “Waypoint 2050”, detalla algunos elementos cruciales para alcanzar la descarbonización de la aviación:

  • Impulsar la transición hacia el uso de combustibles sostenibles, como el hidrógeno verde.

  • Promover la investigación, el desarrollo y el despliegue de nuevos sistemas de propulsión, incluidos los aviones eléctricos o impulsados por hidrógeno.

  • Optimizar la infraestructura del sector, lo que incluye incrementar la eficiencia de las operaciones en los aeropuertos y otros servicios de navegación aérea similares.

  • Invertir recursos en compensaciones y eliminación de carbono para abordar las emisiones residuales.

En paralelo a esta propuesta, la Mission Possible Parnership (MPP), una coalición de cientos de empresa del sector transporte e industrial, anunció sus planes de descarbonización para la industria del acero y la aviación. La estrategia incluye ponerle fin al uso de combustibles fósiles para aviones para el año 2050, y detalla su estrategia para adoptar nuevos combustibles de aviación sostenibles, como las baterías eléctricas y el anteriormente mencionado hidrógeno verde.


El grupo considera que, en el corto plazo, los combustibles de aviación sostenibles representan la única vía para reducir las emisiones del sector, mientras que el hidrógeno podrá ser adoptado ampliamente a partir de 2030 y, para el 2050, el hidrógeno podría cubrir una cuarta parte de la demanda de combustible para el sector de la aviación.




Las dificultades de descarbonización de la industria de la aviación


El transporte aéreo requiere de una cantidad abrumadora de energía, y los combustibles fósiles continúan siendo la única opción para los aviones. A pesar de que la renovación de flotas pueda impactar significativamente en las emisiones, este ahorro es insuficiente para cubrir el incremento en la cantidad de vuelos.


Antes de la llegada del COVID-19, la eficiencia de la industria de la aviación aumentaba cerca de un 3 por ciento cada año, pero la demanda de pasajeros crecía un 5 por ciento anual. Con la llegada de los combustibles sostenibles, se espera que las cifras de emisiones se reduzcan. No obstante, durante 2018, estos combustibles representaron menos del 0,1 por ciento del consumo en todo el sector.


Los biocombustibles también han surgido como una alternativa, ya que se obtienen a partir de cultivos de palma, maíz o soja. No obstante, los grupos ambientalistas se han manifestado en contra de estos productos porque pueden tener una alta demanda y promover la deforestación, mientras que existe una propuesta en el seno de la Unión Europea (UE) que rechaza completamente su uso y apuesta por biocombustibles más avanzados, que pueden fabricarse a partir de desechos forestales y agrícolas.




¿Los aviones calientan el planeta?


Aunque la industria de la aviación posee cerca del 2,5% de las emisiones globales de carbono, su influencia en el calentamiento global es mucho más grande, debido a las partículas y sustancias que emiten las aeronaves cuando están en vuelo.


Más allá del CO2, las aeronaves también arrojan otras sustancias negativas, como los dióxidos de nitrógeno. Estas sustancias se mencionan muy poco en los acuerdos climáticos del sector, pero su impacto en la naturaleza a futuro podría ser tres veces superior al del CO2.


Una condición prometedora de estas otras sustancias es que su efecto varía según las condiciones del clima y el momento en el que se realiza el viaje. Por ejemplo, los vuelos nocturnos pueden ser más problemáticos, debido a que las estelas de condensación generan más calentamiento en la noche. A corto plazo, es poco probable que este tema sea resuelto. Sin embargo, la UE está destinando recursos para investigar más sobre el impacto de estas sustancias.


Cuando se habla de nuevas tecnologías que permitan optimizar los procesos de tráfico aéreo y de gestión de vuelos, algunos expertos consideran que estas no serán lo suficientemente rápidas para reducir las emisiones. De hecho, las nuevas tecnologías que se pretenden introducir en el sector deben reducir el número de viajeros. Algunos activistas consideran que crear un nuevo impuesto por viajar es una opción justa para limitar las emisiones, pero eso también limitaría los viajes a quienes deseen y puedan pagar el impuesto.


En todo caso, existen aún muchos temas por debatir con respecto a los planes a futuro de los líderes del sector, y la consolidación de sus propuestas depende del trabajo coordinado entre todos los actores del sector y los gobiernos del mundo.




¡Únete al cambio!






Referencias:


EDIE (2021). “Steel and aviation sectors plot pathway to net-zero by 2050”. 14 de octubre de 2021. Link: https://www.edie.net/news/6/Steel-and-aviation-sectors-plot-pathway-to-net-zero-by-2050/

AVIATION BENEFITS BEYOND BORDERS (2021). “Waypoint 2050”. Link: https://aviationbenefits.org/environmental-efficiency/climate-action/waypoint-2050/

Transport & Environment (2021). “Aviation industry’s net zero plan over-reliant on future technologies”. 25 de febrero de 2021. Link: https://www.transportenvironment.org/discover/aviation-industrys-net-zero-plan-over-reliant-future-technologies/

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page