top of page

Minimalismo digital

La tecnología llegó a nuestra vida para facilitar nuestro día a día, sin embargo, a veces todo se torna demasiado abrumador y nos rebasa sin que nos demos cuenta.



Ha sido un reto inmenso para mí hacer las paces con la tecnología y todo lo que gira en torno a ella: redes sociales, clases en línea, noticias, actualizaciones constantes, comunicación con nuestros seres queridos, etc.


En ocasiones, siento una obligación conmigo misma de ver todas las notificaciones de mis redes sociales para no ver ese numerito insistente en color rojo que aparece con cada nueva notificación, y es ahí cuando me pregunto, ¿realmente debo invertir mi tiempo en ver esto? Poco a poco he ido construyendo un equilibrio con mi mundo digital, intentando ser altamente eficiente durante el tiempo que uso cada uno de mis dispositivos para dar prioridad a lo que verdaderamente tiene importancia.


Si te sientes identificado, sigue leyendo para que aprendas, como yo, sobre este equilibrio.





¿Qué es el minimalismo digital?


Al querer estar siempre al día con la última actualización en redes sociales sobre las últimas tendencias o de la bandeja de entrada de nuestro correo electrónico o de los mensajes de whatsapp o de todas las historias de gente cercana o tu influencer favorito genera una carga mental que puede ser bastante cansada. El estar siempre enfocados en estar en constante actualización en un mundo virtual acabamos desconectándonos de lo que es nuestro entorno real.


Hace unos días me obligué a mi misma a no tomar el celular mientras iba en el carro y pude admirar lo bonita que era mi ciudad, pero sobre todo mi presente. Este suceso me cambió la perspectiva y decidí hacer algo al respecto.


El uso eficiente de nuestras tecnologías consiste en asignarle a cada uno de tus dispositivos una tarea, y más allá que sentirlo como una obligación, sientas la tranquilidad de que con esa herramienta se facilitará el camino hacia tus metas ya sea tu próximo proyecto, una tesis, concretar una venta, tu emprendimiento, etc.


Les aconsejo muchísimo tener todos sus dispositivos preparados para NO DEPENDER de ellos. En ocasiones tenemos fotos muy preciadas y mensajes importantes en nuestro teléfono y es precisamente eso lo que nos hace atesorar tanto nuestro celular/laptop cuando realmente... puedes prescindir de él. Esto también tiene la ventaja de que, en dado caso perdieras algún dispositivo, sólo perderías algo material.


En la actualidad, estas herramientas tecnológicas impulsan nuestro trabajo y nuestro desempeño y es que fueron precisamente creados para ello. Tampoco quiero venir a obligarlos a que se escondan debajo de una roca. Todo es cuestión de equilibrio.




¿Cuál es el camino a seguir?


Probablemente tengas tantas cosas en tu celular/tableta/computadora que te puede estar causando mucho ruido y sólo abarcando espacio preciado en la memoria.


A continuación, te daré una serie de consejos que te ayudarán a minimizar tu lado tecnológico para que conviertas a todos tus dispositivos en una verdadera herramienta y no en un limitante de tiempo:


1. Depura constantemente tus dispositivos


Al finalizar cada semana suelo respaldar mis trabajos de la universidad en Google Drive. Así mismo, respaldo las fotos importantes que haya tomado durante la semana como fotos familiares o con amigos. Luego de asegurarme de haber respaldado todo, depuro la memoria de cada dispositivo.


Para mi laptop tengo una app llamada Mem Reduct que me ayuda a eliminar todo aquello que son archivos caché y al final limpio la papelera de reciclaje. Para mi celular, simplemente borro las carpetas donde se almacena lo que uno elimina. También elimino chats de whatsapp que ya no necesite y aplicaciones que ya no son necesarias.



2. Asigna tareas para cada dispositivo


Es importante que cada dispositivo tenga tareas asignadas pues cada uno brinda diferentes características que nos ayudan a facilitar el trabajo. Por ejemplo, mi celular es mi herramienta para crear contenido en redes sociales pero edito todos mis diseños y cada uno de los post que escribo para mi blog en mi laptop, y mi iPad la uso para ciertos diseños de la universidad pero más para ver series y leer libros. Esto me ayuda bastante pues, si estoy en mi laptop, ya sé que tareas debo desempeñar y así evito procrastinar y perder el objetivo final.



3. Pon límites en aplicaciones


Crea límites de tiempo en redes sociales. Cada semana me llega una notificación del tiempo de uso en promedio que uso mi celular y me cuestiona mucho saber que, si hubiera aprovechado mejor esas 4 o 5 horas al día, podría haber terminado las tareas que pensé “no me alcanzó el tiempo para hacerla”. Creando límites de 30 minutos o 1 hora para redes sociales diarios disminuirá mucho tu tiempo en pantalla y además te hará más consciente de en qué inviertes tu tiempo.



4. Organiza tus dispositivos


Es importante que siempre tengamos a la vista lo que tenemos almacenado en nuestros dispositivos. A quien no le ha pasado que tiene un montón de aplicaciones o programas descargados que ni si quiera usa, o no sabe ni como llegaron ahí. Tomate el tiempo de revisar y eliminar cada uno de estos programas que no nos funcionan o aportan y sólo saturan el espacio de nuestro aparato.



5. Estiliza y personaliza tus dispositivos


Algo que me ayuda bastante a estar más tranquila y concentrada en mis tareas es personalizar mis dispositivos. Elegir fondos de pantalla que evoquen tranquilidad o buenos recuerdos me ayuda bastante. En mi caso, mi celular es un iPhone y el hecho de poder personalizar mi celular con frases y colores que me representen me hacen sentir más plena y productiva.



6. Cancela suscripciones y elimina los correos como spam y social


Es bien sabido que el almacenamiento de correo electrónico genera muchísima huella de carbono por lo que crear el hábito de eliminar los correos que no necesitas de tu bandeja puede hacer la gran diferencia. Tomate el tiempo de eliminar las suscripciones a boletines mensuales o cuentas (encontrarás la opción en la parte de hasta abajo del correo electrónico) y así evitar más correo de spam o social. Esto también colabora a que no pierdas el correo que de verdad importa pues más de una vez se me han ido correos muy importantes a otras bandejas que por tanta publicidad no he encontrado.



7. Disfruta del presente


Por último, recuerda que la dependencia a los dispositivos electrónicos nos consume diariamente. Regálate a diario un tiempo para ti libre de tecnología. Puedes crear el hábito de leer algún libro, preparar alguna receta, quedar con alguien para hablar y visitar alguna cafetería o simplemente estar con tu familia o sacar a pasear a tu perro. Debemos tener estos tiempos de desconexión para conectar con la vida y con nosotros mismos.



Hagamos de la tecnología algo sano y enriquecedor en lugar de algo que nos reste y nos drene la energía.




23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page