top of page

¿Qué industria hay detrás del papel higiénico?

Aunque el papel higiénico es en la actualidad un artículo de primera necesidad, esto no siempre fue así. La historia de este producto, se remite a años atrás, pero la industria detrás del papel higiénico data de tiempos más recientes y más inmiscuidos en la producción masiva de un producto que desechamos en dos pasos.


El uso de hojas, resinas u otra materia que permitiera asear las partes íntimas de los seres humanos luego de ir al baño, motivó toda una industria. Y es que, la demanda de este producto es tal en el mundo occidental que las empresas han creado diversas presentaciones con olores, texturas, y tamaños para ofertar en el mercado.




Una industria poco conocida en la lucha para proteger el medio ambiente



La producción de este bien básico en la cesta de la mayoría de nosotros, tiene un comienzo poco agradable. Y es que, para la obtención del tan preciado papel higiénico se realiza al año la deforestación de millones de hectáreas de bosques nativos. Es el caso de los bosques amazónicos y canadienses, que año tras año enfrentan a las mafias que de forma indiferente talan e incendian los grandes bosques. Los arboles absorben dióxido de carbono al crecer y por consiguiente ayudan a reducir el efecto invernadero. Por eso la tala conduce al aumento de este gas en la atmosfera.


El papel higiénico es un producto del que poco se habla al momento de poner sobre la mesa los productos que contaminan y que realizan prácticas abusivas contra el medio ambiente. Las industrias papeleras han tenido un crecimiento importante en los últimos años, se estima que sólo en países como España esta industria deja 420.000 toneladas de dióxido de carbono al año.


Pero es que el mayor daño de esta industria no se ubica en la expulsión de gases, aunque la energía que se requiere para el proceso de fábrica de fibra virgen es abundante. El primer problema medioambiental que aqueja a esta industria es el exterminio de materias primas en los bosques.


El reciclaje de papel usado es evidentemente más económico, representa un ahorro energético entre 30% y 40% del papel hecho de pulpa virgen y produce menos de la cuarta parte de la contaminación ambiental.



El agua otro recurso vinculado


Aunque la industria del papel higiénico está ligada a un desenfrenado extraccionismo, hay otros recursos que se ven afectados en la industrialización del producto. Para la constitución del papel higiénico, se utilizan sustancias químicas que al ser desechadas, caen en las fuentes de agua cercanas a las fábricas. Representando entonces otro problema dentro de la industria del papel.


Estas substancias provienen de las lejías para blanquear la pulpa que son particularmente contaminantes, puesto que así se producen las toxicas dioxinas, que pueden verterse a los ríos. También es posible encontrase substancias contaminantes en aquellos papeles perfumados, así que siempre recomendamos evitarlos.


Según la agencia de protección ambiental de los Estado Unidos la cantidad presente de substancias químicas conforma el 9% del agua vertida. Y se estima, además, que para la producción de papel se necesita entre dos y trece litros de agua para hojas de tamaño carta. En conclusión los químicos que usan para que se logre un producto suave y resistente, tiene una cara oculta entre los componentes externos que después de ser usados para el fin productivo, son vertidos en las aguas de caños, mares o ríos cercanos a las industrias.




Hay otras alternativas


En el mercado hay marcas que quieren brindar productos que no tengan impacto negativo en el medio ambiente. Sus propuestas son creaciones a partir de materias primas sostenibles, aunque todavía es un desafío en cuanto a costos. Los cambios de hábitos y la conciencia social, han hecho que las industrias piensen en alternativas sostenibles y amigables con el medio ambiente.


Otra de las alternativas es el uso de paños de tela reutilizables, los cuales cumplen una función higiénica y pueden ser lavados después de uno o más usos.


En algunos países el bidet puede ser la alternativa acorde para suplantar el uso de papel higiénico común. Realizando un lavado con agua se ahorrará mucho papel higiénico.

Si no tienes al alcance ninguna de estas opciones o no te sientes cómodo usándolas, lo mejor que puedes hacer es comprarlo blanco y sin olor.


Los nuevos papeles higiénicos hechos de papeles reciclados son una buena compra. No sólo se encuentran no blanqueados y por lo tanto libres de dioxina (en su lugar usan un proceso de des-tintado), pero también se ayudarán a salvar los árboles y otros recursos, y reducir la contaminación ambiental.



¡Únete al cambio!


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page