top of page

China se revoluciona contra la política covid cero

Actualizado: 21 dic 2022

Una oleada de manifestaciones inunda China demandando libertad y el fin de la política cero covid de Xi Jinping.



El gigante asiático no había visto una movilización tan grande desde que en 1989 se llenaran las calles de estudiantes y trabajadores denunciando la falta de libertad y derechos humanos.


Ahora son jóvenes los que mayoritariamente se manifiestan exigiendo el fin de las estrictas políticas cero covid, políticas que han provocado un crecimiento en el malestar general después de vivir casi tres años con extremas restricciones. Además, los manifestantes han denunciado la falta de democracia y transparencia del Partido Comunista de China (PCCh), presidido por Xi Jinping.


¿Qué es la política “cero covid”?


Esta política nació con el objetivo de frenar el brote inicial de covid en la ciudad donde se originó, Wuhan. Esto significa que, las personas que den positivo, deben ser aisladas, confinadas o trasladadas a un hospital dependiendo del caso. Esto no solo afecta a las personas con el virus, sino también a los contactos cercanos, que también son obligados a aislarse. También es obligatorio el uso de una aplicación móvil de rastreo, de forma que se pueda evitar cruzarse con personas infectadas.


Si un brote es lo suficiente grande, se puede llegar a confinar una ciudad entera, como pasó en el caso de Shanghái. Esto mismo lo hemos vivido en Igualada, España, al principio de la pandemia que tuvo que ser confinada hasta que se controlara el brote.



¿Qué está ocurriendo en China?


Cuando empezó la pandemia en 2019, el líder chino se autodenominó como responsable de ganar la batalla contra el virus. De este modo, justificaba las estrictas medidas interpuestas con el objetivo de contener el virus y, por ende, proteger a la población por encima de todas las cosas. Durante los primeros meses se podía observar cómo el mundo sumaba numerosos fallecidos, mientras que en China apenas subían los números. Sin embargo, tres años más tarde, el mundo ha aprendido a convivir con el virus de forma que no limite nuestras vidas, pero en China se mantienen las mismas normas estrictas del primer día.


La mayoría de manifestantes denuncian la incapacidad del gobierno de rebajar las restricciones, en especial teniendo en cuenta que el resto del mundo lo ha hecho. Lo que la población pide es recuperar la vida que tenían antes de la llegada de la pandemia, quieren empezar a convivir de forma natural con un virus que con el tiempo se convertirá en algo ajeno.



La pandemia ha causado estragos económicos en todo el mundo, pero tres años después han conseguido una recuperación. Sin embargo, como China sigue parada en el tiempo como si fuera 2019, su economía se ha visto estancada a causa de las restricciones; esto ha representado menos producción y menos exportación.


En cuanto a la política se refiere, el PCCh cada vez parece ser más opaco, algo que los manifestantes también denuncian al no poder expresar libremente el poco conocimiento que tienen de la política de su país. Desde que Xi tomara el mando del país, se ha desactivado cualquier tipo de oposición, no hay contrapoder conocido, y los analistas expertos en política internacional aseguran que Xi Jinping solo quiere rodearse de aquellos que le digan exactamente lo que quiere oír.



Después de numerosas detenciones y un abuso de poder absoluto por parte de la policía china durante las protestas, que han sido grabadas y denunciadas alrededor del mundo, se ha conseguido que las restricciones empiecen a relajarse en una gran parte del país.


Uno de los cambios que más destacan es que las personas que trabajan desde casa, la gente mayor o las personas con movilidad reducida no tendrán que hacerse pruebas PCR que hasta el momento era obligatorio que la población entera se hiciera. A pesar de estos cambios, el número de casos positivos de covid en China no deja de subir, llegando a los 36.000 diarios.



Los expertos opinan


Si bien algunos expertos consideran que Occidente debería aprender de China y su política cero covid, la mayoría considera que no solo debería relajar las medidas contra el covid, sino que también debería aprender a convivir con el virus y tratarlo con la naturalidad que se trataría cualquier otra enfermedad, sin llegar a relajarse por completo. La pandemia sigue siendo una realidad, el covid sigue sumando fallecidos, y no debe tratarse a la ligera.


Es crucial recordar la importancia de seguir con las medidas preventivas, como son el uso de la mascarilla, mantener las distancias, el uso de gel y vacunarse con las dosis de refuerzo.

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page