top of page

El Mundial de la vergüenza

El Mundial de Qatar pasará a la historia por ser el mundial de la polémica, una celebración rodeada de controversia por vulnerar los derechos humanos de trabajadores, de las mujeres y del colectivo LGTB+.


Foto de Fauzan Saari en Unsplash

Trabajadores sin derechos


Qatar es un país en el que cerca del 90% de habitantes son extranjeros, motivo por el que se necesitó contratar mano de obra de migrantes para poder construir hoteles, estadios e infraestructuras varias para prepararse para el Mundial.


La mayoría de trabajadores vienen de Asia, de países como la India, Sri Lanka o Pakistán. El problema ha llegado con las lamentables condiciones de trabajo a las que se han visto sometidos; horarios de trabajo interminables, temperaturas infernales de más de 50 grados. Los trabajadores no solo han sufrido abusos de todos modos, sino que también han llegado a sufrir accidentes mortales.


Según apuntan varios medios, la cifra de trabajadores muertos podría llegar a superar los 6.500. Al saltar la polémica por estos accidentes, las autoridades de Qatar introdujeron varios cambios en las normativas laborales para frenar los numerosos accidentes, pero no por ello se dejan de sufrir abusos de poder.


Jornadas laborales de 10 horas, a 300 euros -como mucho al mes- y bajo un calor abrasador que provoca numerosas insolaciones a los trabajadores.



¿Las mujeres tienen algún derecho en Qatar?


Los derechos de las mujeres o, más bien dicho, la falta de derechos de las mujeres es una de las polémicas que han rodeado el Mundial. Eso viene a raíz del wahabismo, una versión del Islam que, junto a la ley islámica y las tradiciones tribales, deja a las mujeres sin derechos ni libertades.


Las mujeres menores de 25 años deben encontrarse bajo tutela masculina, necesitan pedir permiso para estudiar, trabajar, casarse o viajar. No se encuentran con posibilidad de pedir el divorcio y, en caso de hacerlo, es casi imposible que se les conceda. Además, si en ese matrimonio existieran hijos, en ningún momento ellas podrían quedarse con su tutela tras la separación.


Al vivir bajo un sistema de tutela que obliga a las mujeres a ser subordinadas de los hombres en su vida, las mujeres de Qatar apenas tienen la posibilidad de acceder a asistencia de salud reproductiva o controles ginecológicos básicos. De hecho, el sexo fuera del matrimonio es ilegal, y en el caso de embarazo fuera del matrimonio, serían llevadas a prisión inmediatamente.



La homosexualidad es delito


Hablando de derechos, otro colectivo que se ha visto afectado ha sido el colectivo LGTB+, puesto que en Qatar se prohíbe la homosexualidad hasta tres años de prisión. La sociedad del emirato es conservadora, limitada y cerrada. Son varias las organizaciones que denuncian las numerosas detenciones y maltratos a miembros de la comunidad LGTB+, que incluso han llegado a verse expuestos a terapias de conversión que tienen como objetivo reajustar la orientación sexual. Estas terapias son inhumanas, pero no ilegales en Qatar.


Con la llegada del Mundial de fútbol, las autoridades han recomendado no hacer muestras de afecto en público. Ni a parejas homosexuales ni a las heterosexuales, para no dar posibilidad a malos entendidos.



A raíz de todas estas polémicas, son muchas las personalidades y los cantantes que se han negado a asistir al Mundial de Qatar. Cantantes como Dua Lipa o Chanel se han pronunciado respecto a su asistencia, asegurando que no irían a un país en el que las mujeres y el colectivo LGTB+ se ven limitados de derechos.


¿Es su negativa al Mundial de Qatar activismo real o falso? Artistas como Shakira o incluso la Reina de España, Letizia Ortiz, han esperado al último momento para cancelar su asistencia. Esto ha hecho pensar al público que se han negado a asistir para no meterse en el foco de la polémica, y no por empatía a las verdaderas víctimas de este Mundial.



Son muchos los que consideran que un mundial en el que tantos derechos humanos básicos se ven vulnerados, en el que tantas personas han fallecido, y que ha despertado -y sigue despertando día a día- tanta polémica, no debería celebrarse.

Sin embargo, tanto los organizadores como los asistentes deciden ignorar todo tipo de controversia, ellos quieren disfrutar de un espectáculo que se ha hecho con el sudor y la sangre de muchos.


Por ahora, el único equipo que ha amenazado con abandonar el Mundial es Dinamarca, que denuncia la prohibición de llevar un brazalete arcoíris que no representa más que el amor y el respeto, algo que parece carecer en Qatar durante estos días.



Sin duda alguna, los únicos que pueden hacer algo para cambiar la situación son las autoridades, tanto las de Qatar como los encargados de organizar el evento del Mundial, y si ellos no están dispuestos a ponerle freno, pocos lo harán. Lo que las selecciones de fútbol de los distintos países deberían hacer o haber hecho es negarse a asistir a tal espectáculo, incluso si eso representa perder millones, pues hablamos de derechos humanos y no de billetes.


Es crucial que, como sociedad, trabajemos para cambiar las mentalidades antiguas y conservadoras que privan de derechos a varios colectivos.



El Mundial de Qatar 2022 empezó el pasado 20 de noviembre y terminará el 18 de diciembre. Por el momento ya ha habido polémica cuando varios jugadores o periodistas han sido vistos vistiendo un brazalete que representa el colectivo, pero se espera que hasta el último día siga dando que hablar.


32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page