top of page

La ultraderecha italiana gana las elecciones y el fascismo se consolida en Europa

Actualizado: 28 sept 2022

La coalición conservadora, neofascista y populista Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia), liderada por Giorgia Meloni, gana las elecciones italianas con un 44% de votos tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado.


Fotografía de Flavio Lo Scalzo/Reuters

Giorgia Meloni se convierte en la primera mujer en presidir el Gobierno italiano en la historia de la República. Comparando los resultados actuales con los del 2018, Hermanos de Italia ha multiplicado por seis los resultados obtenidos, pasando de obtener un 4,3% a un 26%.


Los expertos en política internacional aseguran que esta victoria es un despropósito para Europa. Emma Bonino, excomisaria europea y líder de Más Europa, aseguraba recientemente en una entrevista para RNE que este resultado electoral lanzaba “un mensaje de hostilidad hacia la Unión Europea” y representaba simpatizar con personajes políticos como Putin o Trump.


Por otro lado, los analistas italianos aseguran que la mayoría de propuestas electorales no suelen llegar a cumplirse ni en una tercera parte en cuanto a Italia se refiere. Las propuestas del partido de Meloni se resumen en 25 puntos, de los cuales es importante analizar los puntos más polémicos: el apoyo a la natalidad y la familia, el orgullo italiano o Made in Italy (Hecho en Italia), la energía fósil y nuclear, y la fidelización con la OTAN y el bloque occidental.



Apoyo a la natalidad y la familia


El primer punto del programa político Hermanos de Italia tiene como principal objetivo frenar el declive de demográfico del país. Para hacerlo, Meloni aboga por aplicar la primera parte de la ley 194, titulada como “Ley para la protección social de la maternidad y sobre la interrupción voluntaria del embarazo”.


La nueva presidenta del Gobierno italiano se pronunciaba semanas atrás asegurando que su objetivo es “ofrecer una alternativa a las mujeres que están pensando en abortar por motivos económicos. Esas mujeres tienen que encontrar un Estado amigo a su lado: más oportunidades y no menos derechos”. Su objetivo es evitar que las mujeres aborten y para ello propone ayudas económicas a las familias.


Además, la coalición es firmemente partidaria de las familias tradicionales; excluyendo a las personas pertenecientes al colectivo LGBT. Según la propia Meloni dijo en Marbella, lo que ella quiere para Italia es: “Sí a la familia natural, no a los lobbies LGBT”. Esto pone en peligro los derechos de las parejas del mismo sexo y las identidades disidentes.


Energía nuclear y fósil


En el punto 17 de su programa, Meloni apuesta por una energía limpia, segura y asequible. Es por eso que, si bien ha sido rechazada anteriormente, el partido de derechas apuesta por implementar energía nuclear como solución a la crisis actual.


Tal como expresó en su participación en un mitin de Vox en Marbella el pasado junio, “seguir una ideología como la de Greta Thunberg nos llevará a perder miles de empresas y millones de puestos de trabajo en toda Europa”, una ideología que asegura que es “fundamentalismo climático”. Considera que la única manera en la que salvar a Italia y Europa de la crisis provocada por la guerra de Ucrania es la reactivación de centrales nucleares cerradas, aumentar la producción doméstica de gas y construir una nueva infraestructura gasista.


Fortalecer su posición en la OTAN y fidelizarse con el bloque occidental


La polémica de este punto viene a raíz de las discrepancias entre Meloni y sus aliados políticos -internacionales y de su propia coalición- en cuanto a la OTAN se refiere.


Mientras la líder de los Fratelli d’Italia se posiciona a favor de la OTAN y asegura que es un punto intocable en su programa, sus aliados -Salvini y Berlusconi, conocidos por sus políticas de derechas y antiinmigrantes- aseguran que no hay necesidad de mantener una Alianza Atlántica.


En el último punto de su programa “Italia, protagonista en Europa y en el mundo”, dice que "después de demasiados años de marginación bajo gobiernos de izquierda, Italia debe volver a ser protagonista en Europa, en el Mediterráneo y en el panorama internacional". Con esto, el partido busca una política exterior centrada en proteger el interés nacional y la defensa de la patria, abogando por la defensa de “las raíces clásicas y judeocristianas de Europa”, ya que creen necesaria la restauración de la centralidad del Mediterráneo en las políticas tanto italianas como europeas.


Devolver el orgullo italiano y la unidad


La nueva presidenta suele hacer uso de las redes sociales, un hecho que será crucial en su objetivo para recuperar “el orgullo de ser italiano”. Su objetivo es crear una plataforma online llamada Made in Italy (Hecho en Italia) donde poder potenciar los elementos claves que hacen que Italia destaque por encima de otros países, como parte de su gastronomía, su arquitectura o cualquier tipo de producto de origen italiano que permita.


Hermanos de Italia han asegurado que trabajaran para recuperar la unión del país y que los italianos vuelvan a sentirse dignos de serlo, para poder volver a sentirse orgullosos de la “excelencia italiana”. Meloni asegura que tiene una gran responsabilidad, pero que trabajará para mejorar el país a través de sus nuevas políticas.



Italia no es el único país europeo en el que ha habido un auge de la extrema derecha, ya que si bien en Hungría y Polonia ya mandaban los partidos conservadores, ahora son otros países como Suecia, Bulgaria y Alemania los que se han sumado al creciente movimiento de extrema derecha que, una vez más, se expande por toda Europa.


51 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page