top of page

Mascarilla DIY- 2 ingredientes


Bienvenidos de nuevo a Way to Zero Waste, hoy os traemos un tutorial de cómo hacer mascarillas de arcilla en casa. Ahora más que nunca, necesitamos encontrar momentos para cuidar de nuestra piel y librarnos por un ratito del estrés que esta situación conlleva. Es por eso que nosotras os traemos la mejor solución para tener una piel sana sin arruinar tu bolsillo, ¡y además conseguirlo de manera sostenible!


Sigue leyendo para saber como crear tu mascarilla de arcilla DIY o baja al final de la pagina para ver el tutorial en video.


Aunque parezca imposible, solo vais a necesitar dos ingredientes: te y arcilla. Estos dos han de conseguirse a granel o con envases compostables si quieres que tu mascarilla sea cero residuos.


Hay muchísimos tipos de arcillas, escoge la que mejor se adapte a tus necesidades. Aquí te dejamos las más comunes:


-Arcilla verde: para pieles grasas

-Arcilla roja: para pieles sensibles

-Arcilla blanca: para todo tipo de pieles, o pieles normales /mixtas

-Arcilla negra: para desintoxicar y sacar las impurezas de la piel



Nuestra mascarilla es a base de agua y para ello vamos a usar un te o infusión. Cada una de estas también aporta una propiedad distinta a nuestra mascarilla. Te contamos cuales son las más usadas:


- Cola de caballo: purifica el cutis, excelente opción para pieles grasas. Es una de las mejores opciones contra el acné, ya que desinflama los granos, reduce el sebo y contribuye a que no aparezcan otras impurezas.

- Manzanilla: Sirve como ligero analgésico, el cual ayuda a refrescar la zona y prevenir infecciones en el área afectada. Disminuye la apariencia de venitas rojas en el área de los ojos. Combate granos y acné debido a sus propiedades antisépticas, desinflamando la piel, reduciendo la grasa y cerrando poros abiertos.

- Menta poleo: Para aclarar las manchas, además de ser un excelente hidratante para la piel mixta, pues controla la grasa al tiempo que humecta. Elimina las arrugas finas.

- Te de vainilla: Las propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antivirales de la vainilla limpian a profundidad la piel y destapan los poros, previniendo la aparición de impurezas (como puntos negros y acné).




También es opcional añadir aceites esenciales para poder añadir las propiedades que tú desees, obteniendo un resultado mucho más completo y que se adapte más a la piel de cada uno. Estos son algunos de los aceites más usados:


- Aceite de Argán: cuida y protege la piel seca y arrugada, excelente antioxidante y perfecto para cicatrices y estrías, ya que estimula la regeneración de tejidos.

- Aceite de Rosa Mosqueta: favorece la regeneración de tejidos dañados, y ayuda a prevenir el envejecimiento.

- Aceite de almendras dulces: nutre intensamente tu piel y es especialmente recomendada para pieles sensibles ya que debido a su alto contenido en vitaminas, alivia el picor y las molestias de la piel.

- Aceite de Onagra: perfecto para cuidar la piel madura, ya que enlentece el envejecimiento facial y reduce las arrugas y líneas de expresión.

- Aceite de germen de trigo: calma y flexibiliza la piel, actuando también como antiarrugas. Perfecto para pieles secas y castigadas.

- Aceite de caléndula: ayuda a eliminar las manchas en la piel y es un excelente remedio para la dermatitis. Se recomienda especialmente su uso en pieles infantiles y delicadas. Perfecto para varices, picaduras, irritaciones, quemaduras…

- Aceite de jojoba: perfecto para la piel grasa con tendencia a los brillos y previene el acné.

- Aceite de resino: Profunda hidratación y nutrición. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas, el aceite de ricino es ideal para tratar afecciones de la piel como irritaciones o dermatitis. Las picaduras de insectos también mejoran con el uso de este aceite, así como las quemaduras solares.



PASOS:

  1. Añadir 3/4 de arcilla a nuestro recipiente y rellenarlo con 1/4 de te o infusión a escoger.

  2. Añadir de manera opcional unas gotas de aceite esencial y de aroma.

  3. Remover hasta conseguir una masa homogénea (ver en el video)

y...¡ listo para poner tu mascarilla zero waste en tu rostro!


4. Para aplicar tu mascarilla puedes ayudarte de un pincel o simplemente untarla con tus dedos. Asegúrate de que la mascarilla esta distribuida de forma homogénea en el rostro.

5. Déjala secar durante un máximo de 15-20 minutos. Recuerda que si la dejas más tiempo, esto puede provocar una absorción excesiva y dejarte la piel demasiado seca.

6. Para removerla, lávate la cara con agua tibia y ya veras que es super fácil de lavar.




Cuéntanos tu experiencia y resultado aquí abajo en los comentarios. Si tenéis alguna duda sobre que arcilla, te o aceite usar, estaremos felices de poder resolverlas :)


¡Únete al cambio!

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Комментарии


bottom of page