top of page

¿Puede el veganismo salvar el mundo?

Los argumentos a favor del veganismo han aumentado en los últimos años, especialmente entre quienes defienden el movimiento como forma de proteger la naturaleza y prevenir el calentamiento global. ¿Pero, es cierto que su impacto puede ser tan grande? ¿Podemos frenar el cambio climático con nuestro consumo de alimentos?


Puede que ya hagas muchas acciones para prevenir el cambio climático, como desplazarte en bicicleta, cuidar el agua o usar energías sostenibles. Sin embargo, ¿te has planteado cómo influye lo que comes en el medio ambiente?

El impacto de nuestro plato


Cada alimento que comemos tiene su propio impacto, pero algunos alimentos tienen un impacto mucho mayor que otros. La producción de carne tiene un enorme impacto en nuestro planeta. De todas las industrias del mundo, la actividad ganadera es una de las principales responsables del calentamiento global, la deforestación, la cría y el sacrificio de miles de millones de animales para la alimentación requiere cada año grandes cantidades de recursos naturales, como agua dulce y tierra, y genera grandes cantidades de residuos y contaminación.


Según la FAO, la ganadería industrial es responsable del 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial, más gases contaminantes que en todo el sector del transporte. En Europa, reduciendo únicamente a la mitad nuestro consumo de carne disminuiríamos la emisión de estos gases entre un 25% y un 40%.

La producción de alimentos de origen animal derrocha agua y suelo

La ganadería provoca la pérdida de suelo y la escasez de agua, factores que también contribuyen al cambio climático. El 80% del terreno agrícola del planeta se utiliza para el cultivo de alimentos para el ganado o para pasturar y una tercera parte del consumo de agua se destina a la producción de estos alimentos.


Alimentar animales para destinarlos al consumo humano es un sistema de producción de alimentos altamente ineficiente. La FAO estima que para producir 1 kg de carne se necesitan entre 5.000 y 20.000 litros de agua. mientras que solo se necesitan 1.800 para producir 1 kg de soja. La soja puede producir 15 veces más proteína por hectárea de cultivo que el ganado.


Por lo tanto, es inevitable pensar que, si queremos producir un cambio y frenar el cambio climático, es imprescindible que afrontemos el problema que supone la actividad ganadera y hacer un cambio en nuestra alimentación.

Acciones


Ayudar a frenar el cambio climático está en tu plato, pero, no somos los únicos responsables, políticos i instituciones también tienen que sumarse al cambio y promover y facilitar la necesidad de un cambio en el modelo alimentario. Afortunadamente algunos países ya empiecen a tomar medidas, por ejemplo, el gobierno francés está apostando por la producción de proteína vegetal, y otros países como Dinamarca y Suecia se plantean la necesidad de aplicar impuestos a los alimentos en función del impacto climático de su producción.


Al optar por una alimentación 100% vegetal estarás reduciendo a la mitad la huella de carbono relacionada con tu dieta. Tú también tienes la oportunidad de aportar tu granito de arena. Puedes ser parte del cambio y proteger el planeta disminuyendo o eliminando el consumo de productos animales.

38 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page